Instalación de intercambiadores geotérmicos

La instalación geotérmica utiliza el intercambiador geotérmico como base para la futura captación de calor que se transformará en energía.

De entrada, será preciso conocer el rendimiento de cualquier tipo de terreno para abaratar los costes de la perforación geotérmica.

Parámetros como la conductividad térmica del subsuelo, su capacidad térmica, la presencia de acuíferos o de humedad son importantes para definir las posibilidades y el número de sondas geotérmicas factibles en el área en la que se realizará la instalación geotérmica.
El intercambiador geotérmico capta el calor o el frío del subsuelo y lo reconduce para alimentar la bomba de calor.

Existen distintos sistemas de captación.

Por un lado, el sistema vertical con sonda geotérmica, que puede llegar hasta los 150 metros de profundidad y en la que se utiliza un mortero, una mezcla preparada para el relleno de esa perforación geotérmica.

Consisten en dos o cuatro tubos, generalmente de polietileno, unidos en sus extremos inferiores por una pieza en U del mismo material, construyéndose así sondas geotérmicas simples o dobles. Estás sondas se instalan en el interior de los sondeos verticales, cuya profundidad suele oscilar entre los 100 y 150 metros y alrededor de 150 milímetros de diámetro.

En el caso de las sondas horizontales, se capta la energía solar de forma directa. Para ello se realizan una serie de zanjas en las cuales se colocan tubos de polietileno de entre 20 y 40 milímetros de diámetro por los que circula agua con anticongelante. Estos captadores se entierran a una profundidad de un metro o metro y medio.

¿Qué servicios ofrecemos?

N

Realización de perforaciones geotérmicas en todo tipo de terrenos

N

Sondas geotérmicas de bucle simple y doble en PEAD, PERC y PEXa

N

Morteros geotérmicos de alta conductividad térmica

IPMA

INGENIERÍA Y PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE
Edificio Altagracia
C/ Segundo Mata, 1
28224 Pozuelo de Alarcón
MADRID – ESPAÑA